septiembre 17, 2018

El incipiente uso de la Biometría se remonta tiempo atrás

by tpcoto in Xesol Biometrics

La biometría responde fundamentalmente a la eterna preocupación respecto a la capacidad de demostrar la identidad de manera irrefutable, usando aquello que hace a uno diferente. El ser humano en tiempos de la Prehistoria ya consideraba que ciertos rasgos, como la palma de la mano, eran suficientes para poder identificarlo respecto al resto de individuos del colectivo. Por tal motivo, la plasmaba en determinadas pinturas rupestres a modo de rúbrica personal.

El emperador de China Ts’in She Huang-Ti, en el siglo II a. de C., aplicaba igualmente su huella dactilar para autenticar determinados sellos. En el siglo XIX, Bertillon dio los primeros pasos en la policía científica. Utilizó las mediciones tomadas de ciertas características anatómicas para identificar a los criminales reincidentes, una técnica que, a menudo, tuvo éxito, aunque no ofrecía ninguna garantía real de confiabilidad.

En años posteriores, este novedoso método de la biometría, que había sido olvidado, ha sido redescubierto por William James Herschel, oficial de obra a cargo de la construcción de carreteras en la región de Bengala (Asia), con el propósito de realizar un registro infalible de su plantilla. De una forma segura, podría encontrarlos en caso de que no cumplieran con lo establecido en el contrato. La policía urbana de Reino Unido empezó a usar la biometría para la identificación de ciudadanos en 1901, mientras que en EE.UU. se inicia su aplicación en la ciudad de Nueva York en el año 1902 y, posteriormente, por el FBI en 1924.

La implementación de este nuevo método se rige únicamente por el principio básico de identificar a una persona en base a características únicas. Las posibilidades de aplicar tecnología biométrica están creciendo de forma exponencial en los últimos años, especialmente en aquellas áreas que requieran de gestión documental e identificativa. En una amplia mayoría de casos se combina con otras tecnologías de seguridad, como es el caso de las tarjetas inteligentes (smart cards).